lunes, 10 de mayo de 2010

Sierra de Gredos

Ahora que se va acercando el verano y comienza el trabajo duro en mi profesión, he decidido de disfrutar de unos dias de naturaleza con mi mujer y hemos visitado la Sierra de Gredos (Avila). Debo de reconocer que me ha fascinado, no la conocía pero esas moles rocosas, las cascadas de agua, el piornal de alta montaña, sus valles, sus pueblitos con claro arraigo montañero, naturaleza pura.






El primer dia nada mas llegar visitamos el pinar de Navarredonda donde nos comimos el picnic en una extraordinaria fuente rodeados de pinos silvestres, alli pudimos disfrutar de dos bellisimos machos de papamoscas cerrojillos, reyezuelos sencillos, carboneros garrapinos, herrerillos capuchinos ademas de otras aves de bosques. Al dia siguiente aunque el tiempo no nos acompañó mucho subimos a la plataforma de Gredos donde aparcamos el coche y nos dirigimos hacia el prado de las pozas. En la subida pudimos disfrutar de un espectaculo inolvidable con las aves de alta montaña como protagonistas , en el camino escribanos hortelanos (foto 1) cantando, acentores comunes (foto 2) por doquier, bisbitas alpinos peleandose por su territorio asi en la misma tarea los roqueros rojos, pechiazules cantando en el piornal, los mirlos acuaticos recorrian arriba y abajo los arroyos de montaña, las collalbas grises (foto 3) exhibian sus poses en las rocas. Ya en el prado de las pozas las alondras nos deleitaban con sus cantos en vuelo en medio de grandes valles todavia con bastante presencia de nieve, en fin un lugar para recordar.
El ultimo dia visitamos la vecina sierra salamantina de Candelario, lugar tambien realmente bello donde los bosques de robles, castaños y las riberas de abedulares, fresnos, etc. nos deleitaron. Alli las oropendolas, mosquiteros papialbos, picos picapinos, mitos, cucos, herrerillos comunes alegraban estos bosques donde en un pinar cercano al bonito pueblo del mismo nombre de la sierra pudimos escuchar el sonido penetrante del buho chico. En resumen hemos pasado unos dias en un entorno maravilloso donde el alojamiento, un hotelito rural (http://www.la-dehesilla.com/default.asp) ha sido la guinda del pastel . En un pueblecito llamado Barajas
perteneciente a Navarredonda de Gredos hemos pernoctado, ni que decir tiene que el trato y el servicio recibido, con fabulosas cenas con vistas al Almanzor han sido magicas, ademas de paseos nocturnos en sus desiertas calles pero en compañia de los autillos con sus sonidos misteriosos. A la vuelta la lluvia no nos dejó visitar la Garganta de los Infiernos en el extremeño Valle del Jerte, precioso lugar tambien, pero esperamos volver pronto.








3 comentarios:

Julián Muñoz Ortega dijo...

Muy bonitas, qué envidia de poder viajar en estas fechas!!! Espero que lo paséis muy bien.

Xabi Garate dijo...

Se ha convertido en costumbre (buena costumbre)visitar tu blog.
Es un verdadero placer para la vista tanto las fotos como los descriptivos textos. Sigue en la misma línea y pasaré por aquí a difrutar de tus crónicas y a recomendarselo a los amigos.
Un saludo de Xabier

JACS dijo...

Antonio, preciosas fotos, la del hortelano está genial. A mí los piornales me fascinan, sobretodo si tienen pechiazules y hortelanos. Todo el Sistema Central debería ser parque nacional.

Un abrazo desde Irlanda

José Angel